lunes, 22 de septiembre de 2008
Publicado por vivealdia @ 5:52 PM  | En Armonia
Comentarios (5)  | Enviar
Cuando contemplamos una hazaña deportiva, una destreza física, mental, intelectual, y hasta un acto de magia que nos deja boquiabiertos, estamos seguramente ante alguien con talento y mucha práctica. Lo imposible, a veces, se hace posible a través de la repetición constante y apasionada.
Y hay otras que parecieran venir implícitas y desarrolladas en cada uno de nosotros, y no es así, por ejemplo: el ser feliz, el desarrollarse, el obtener una satisfactoria versión de nosotros, el amar, el satisfacer y satisfacerme sexualmente, el besar, etc.
En una oportunidad, una señora me decía: "Yo tuve cuatro hijos, y ni los dos mayores, ni la menor me dieron dolores de cabeza, pero el tercero logró que me salieran canas verdes." Y se me salió contestarle: "Es que ese te enseño realmente a ser madre." Ella desdibujó la sonrisa, hizo silencio y asintió.
No cabe duda que nuestras áreas problemáticas nos ponen a practicar, a fallar y hacerlo una y mil veces, hasta que comenzamos a ver resultados. Por eso, una persona apegada a sí misma no le huye a las áreas difíciles, sino que las vive para alcanzar maestría en ellas.

Una vez, en un seminario de parejas, hice un ejercicio donde cada participante decía cómo consideraba su vida en pareja, le ponía un puntaje del uno al veinte, y debía expresar qué le había aportado esa dificultad. Una de las participantes expresó: "Con mucho respeto hacia la mayoría que se ha evaluado con notas muy bajas, yo me pongo veinte; tengo veintiséis años de auténtico feliz matrimonio, con una familia bellísima, y estoy aquí porque una amiga me pidió que la acompañara, pero en verdad creo que esto no es para mí". Todos respetamos su intervención, entonces le pedí al grupo que se pusiera frente a la persona, a donde irían a buscar un consejo o sugerencia ante un problema de pareja que estuvieran viviendo y, de los sesenta, cincuenta y ocho se colocaron frente a la señora de los veinte puntos. Allí les dije: "No conozco a la señora, ni su vida, pero creo que ella es quien menos práctica tiene en resolver problemas de relación, en vivir crisis, en sentir que fracasa una y otra vez; por lo tanto, pienso que es la que menos los puede ayudar. Les recomiendo que siempre busquen no a quien les diga lo que deben hacer, sino a quien haga empatía con su sentir y les pueda hablar sentidamente de sus fracasos y victorias y, desde allí, abra una posibilidad en ustedes."

Hasta la próxima sonrisa:

Carlos Fraga
www.carlosfraga.com

cadenaglobal.com/dominical
Comentarios
Publicado por Visitante
martes, 05 de enero de 2010 | 8:36 PM
Hola.

lei tu articulo, y tienes toda la razon, yo pase por pruebas muy dificiles, y efectivamente te ayuda la persona que las paso igual o peor.
Es la que te dise, ya caiste, pues sacudete y sigue caminando, no pasa nada, peor te ira si te quedas tirada.

Ma. Isabel Hernandez Fraga.
Gracias.
Publicado por Visitante
martes, 02 de noviembre de 2010 | 8:23 PM

Ciertamente, yo no creo en el matrimonio absolutamente feliz, pienso que el que asì lo describe o se engaña asì mismo o ambos se convirtieron en medias personas.  La experiencia me ha enseñado que a pesar de los errores debe haber una mutua disposiciòn a estar juntos y a superar los obstàculos.  En especial porque somos humanos y dificilmente dejamos de cambiar y evolucionar.

Exelente tu artìculo

 

Publicado por Visitante
mi?rcoles, 16 de febrero de 2011 | 7:19 PM
Hola la verdad que yo busco ayuda en equilibrarme hoy estoy bien manana puedo estar depre al otro dia de mal humor no se si sufro de depresion emocional no se,he pensado en ir a spcologo a ver,tengo un hijo de 5 y la verdad q desde que nacio he vivido trabajando no tengo apoyo del padre sino economico pero nunca para un evento con el nino ni en navidad ni cumpleanos esa parte me afecta,otra cosa q al mi alrededor vivo con gente envidiosa y en mi trabajo igual,ha mi pareja actual es un caos puro fines nos vemos a veces se pierde un mes y pare de contar que hago ayudame
Publicado por Visitante
martes, 11 de septiembre de 2012 | 1:33 PM

Ciertamente las experiencias de vida son las que a la final si se tiene la capacidad de sacarles provecho de manera positiva, te van a dejar mas de una enseñanza. El reflexionar y buscar herramientas poniendo la mejor de las voluntades, nos dara como resultado un mejor equilibrio a nivel emocional.

Publicado por lisbeth
viernes, 02 de noviembre de 2012 | 4:44 PM

Hola. Verdaderamente las experiencias duras del matrimonio nos dan la posibilidad de ayudar y aconsejar a otros o al menos dar una opcion de como puede actuar.